miércoles, 23 de noviembre de 2016

Postales para Oblit. 11. El libro de los Guarripios


El libro de los guarripios de Arnold Lobel. Madrid: Alfaguara, 1985

Querida Oblit:
Conocí El libro de los guarripios antes que los limericks. De hecho, cuando una profesora de primaria nos habló de Edward Lear, yo lo tomé como un imitador de Arnold Lobel cuyos poemillas no tenían ni la mitad gracia de la de los protagonizados por estos cerditos. 
Es curiosa la memoria. Cuando visito pueblos como Brunete, Cabrales o similares, recuerdo estas disparatas rimas de Lobel (traducidas por el gran Miguel Azaola); versos que aprendí de muy niño en Venezuela. Entonces, Brunete o Cabrales sonaban como lugares mágicos.
Este es el tipo de libros que para mí constituye una forma de concebir y hacer literatura infantil que incomprensiblemente no ha tenido continuadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada